Las futuras políticas fiscales norteamericanas pasan factura al stock de Apple

20/11/2012 por Carlos Burges

La reciente bajada de las acciones de Apple producida por ventas masivas de paquetes de acciones ha sido considerada por algunos medios y analistas como una falta de competitividad e innovación por parte de Apple. Sin embargo, el panorama económico de la compañía se dibuja de una forma muy diferente cuando se observa con cuidado el estado fiscal norteamericano en el que los cambios que la administración Obama tiene listos no sólo están afectando a Apple, sino también a otras compañías.

En general, los economistas creen que la venta masiva de las acciones de Apple se debe, más que a una pérdida de confianza en la compañía de Cupertino, en la cercana llegada del final de ciertas ventajas fiscales de la anterior administración republicana a cargo del anterior presidente Bush. Estos beneficios fiscales, que finalizan este enero, serán sustituidos por una subida de impuestos (el llamado "fiscal cliff") que afecta especialmente a las economías más pudientes de los Estados Unidos. 

Además, los inversores que estarían interesados en comprar acciones de Apple estarían manteniendo sus órdenes de compra en espera de las próximas decisiones del gobierno central norteamericano, mientras la mayoría de los analistas económicos mantienen su recomendación de compra del stock de Apple.

Entonces y a pesar de las recomendaciones, resultados y buenas perspectivas de Apple, ¿por qué sigue la gente vendiendo acciones?. un informe de Reuters indica que los inversores están acumulando efectivo para afrontar la próxima subida de impuestos de este año entrante.

Actualmente los ciudadanos norteamericanos deben pagar un 15% de impuestos de sus beneficios en capital, pero esta política fiscal termina este año y a partir de 2013, como parte de una agresiva política para reducir el déficit, los dividendos y beneficios en capital deberán pagar igual que el resto del dinero ganado, con un hat 35% para aquellos ciudadanos con más beneficios.

Simplificando mucho el asunto, si los inversores de Apple venden ahora sus acciones, con las que han ganado mucho dinero en los últimos años, sólo deberán afrontar unos impuestos del 15% mientras que si esperan al inicio del año, deberán pagar hasta un 35% de impuestos en función de cómo terminen las negociaciones en el gobierno norteamericano.

La "masa de inversores" de Apple, por otra parte, no está especialmente diversificada ni hay muchos pequeños inversores: sobre más de 900 millones de acciones Diaple en el mercado, la última documentación 10-K presentada por Apple muestra que no hay más que 27.696 inversores, lo que implica que hay grandes volúmenes de acciones en relativamente pocas manos. Esta concentración del stock hace que cualquier movimiento por parte de unos pocos inversores se muestre rápidamente en el índice NASDAQ que es donde cotiza Apple. Estos mismos inversores, con grandes cantidades de dinero en bolsa, serán precisamente los más afectados por la subida fiscal.

Otros informes avalan, por otra parte, la teoría de que una vez cerrada la política fiscal por la administración Obama y con las cifras en la mano listas para poder hacer cálculos, las acciones de Apple verán un efecto rebote que las mandarán a la estratosfera. Algunos analistas ponen precios máximos para la acción de Apple por encima de los 1.000 dólares para crecimientos a dos y cinco años.

La administración Obama, por su parte, es consciente de cómo esta cercana subida de impuestos entre las rentas más pudientes de los Estados Unidos afectará a los inversores pero también a las compañías, así que ha convocado a algunos máximos ejecutivos de empresas, entre los que se encuentra el CEO de Apple, Tim Cook, para hablar sobre esta subida de impuestos.

No veremos la solución de este problema fiscal y de cómo está afectando a las acciones de Apple (pero también a las de otras empresas) hasta enero, cuando se espera se promulguen las nuevas leyes fiscales norteamericanas.

Mientras, los "cabalistas" seguirán haciendo incidencia en otros aspectos como la falta de innovación o competitividad de Apple para justificar, a ver si esta vez aciertan, que Apple está perdida, que se está hundiendo de la misma forma que llevan haciéndolo desde hace ya incontables años.

0
Comentarios