Nueva información sobre un desprendimiento de la antigüedad

10/11/2011 por Redacción

34519_640.jpgCientíficos de Dinamarca y Reino Unido han desenterrado en España los restos de uno de los ejemplos de corrimiento de tierras masivo de la antigüedad mejor conservados del mundo. Su descubrimiento, presentado en la revista Geology, aporta a los vulcanólogos la información necesaria para determinar la fecha en la que se produjo una erupción volcánica grande en la isla canaria de Tenerife. Son buenas noticias pues no hay mucha información sobre la forma en la que se producen estos deslizamientos.

Hace 733 000 años en Tenerife, el mar engulló las laderas surorientales de la isla durante una erupción volcánica. Pero no se perdió todo. Vulcanólogos de la Universidad de Leicester (Reino Unido) y de la Universidad de Roskilde (Dinamarca) han descubierto restos no sumergidos de este corrimiento de tierras entre cañones y barrancos del paisaje desértico de Tenerife. Este depósito provocado por el corrimiento es de 50 metros de ancho. No obstante, los investigadores sugieren que podría prolongarse otros 50 kilómetros mar adentro.

«Es uno de los ejemplos accesibles mejor conservados en el mundo de un fenómeno tan impresionante», declaró el Dr. Mike Branney del Departamento de Geología de la Universidad de Leicester y coautor del estudio, «porque los restos de esos derrumbes se extienden casi siempre por el fondo del océano profundo, inaccesibles para un estudio más detallado».

El Dr. Branney indicó que los residuos de Tenerife contienen bloques de lava que se enfriaron rápidamente tras la erupción volcánica. Gracias a los materiales radioactivos descubiertos en el emplazamiento, Michael Storey del Roskilde logró dar con la fecha de la catástrofe natural.

«El cambio climático se invoca a menudo como detonante de deslizamientos de tierra de islas en el océano, pero en este caso parece que un domo de lava provocó el deslizamiento de tierra empujado hacia el exterior del volcán», explicó el Dr. Storey, director del Laboratorio de Datación del Cuaternario, perteneciente al Departamento de Cambio Espacial, Social y Medioambiental de la Universidad de Roskilde y también coautor del estudio. «En el paisaje destrozado que quedó tras el fenómeno, se formaron lagos debido al efecto de presa de los residuos y el campo de forma de la isla alteró el curso de las erupciones volcánicas explosivas durante cientos de miles de años.»

Los investigadores afirman que estos fenómenos son comunes pero poco frecuentes, y su comprensión es vital, pues sus efectos van más allá de una isla o de un océano. Los maremotos generados por dichos corrimientos pueden desplazarse hasta devastar costas a miles de kilómetros de distancia . «La comprensión de los fenómenos más violentos de la Tierra nos ayudará a estar preparados en caso de que se repitan», aducen los investigadores.

Dave Petley, colaborador del «Landslide Blog» de la American Geophysical Union, afirmó que este tipo de deslizamientos suceden cuatro veces cada siglo. Los restos se extienden por el suelo oceánico. El depósito contiene material de argayo de muy distinto calibre completamente desordenado.

El Dr. Petley, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad de Durham (Reino Unido), afirmó que es un caso típico de derrumbamiento de gran energía.

Para más información:

Universidad de Leicester: http://www2.le.ac.uk/

Universidad de Roskilde: http://www.ruc.dk/en/

Geology: http://geology.gsapubs.org/

Fuente: Cordis

0
Comentarios