El mercado de tabletas ¿un menage a trois entre Apple, Google y Microsoft?

15/10/2012 por Ramón Boj

2010-2012: de un mercado que no existía a un lugar donde todos quieren estar.

Apple reinventó la categoría de las tabletas portátiles presentando el iPad en 2010. La competencia se lanzó a poner en el mercado productos para competir con el iPad y 2011 se convirtió en el año del tablet. Sin embargo, “el tablet” seguía siendo uno: el iPad. Cuando otros pretendían competir con el iPad original, Apple lo mejoró con el iPad 2. El Xoom de Motorola, el PlayBook de RIM y el TouchPad de HP se liquidaron a precios de derribo, dejando únicamente a los equipos con Android fabricados por empresas orientales para competir con el iPad.

Apple ha estado perdiendo cuota de mercado frente a Android trimestre tras trimestre, pero es que mantenerse por encima de 85% de cuota de mercado que llegó a alcanzar en sus mejores momentos es prácticamente imposible, salvo que el resto de compañías no lancen nada al mercado. Según diversas estimaciones (Apple es casi la única que da cifras concretas de ventas, al resto les da vergüenza), el iPad acapara cerca del 65% del mercado mundial de ventas de tabletas. Sin embargo, es el primer responsable del tráfico de dispositivos móviles en Internet, y va en aumento: al final del tercer trimestre de 2012 suponía el 37% y hace seis meses se quedaba justo por debajo del 30%.



Como muy bien dijo Tim Cook en la presentación del iPhone 5, si el iPad tiene el 64% de las  ventas, pero supone más del 90% del uso de Internet: “No sé que están haciendo esas otras tabletas. Deben estar en los almacenes, o en las estanterías de las tiendas o quizás en el cajón de abajo de alguien, digo yo.”


Cada días se venden más iPads y también más equipos de la competencia, ya que este mercado está creciendo mientras el de ordenadores se reduce a un ritmo de dos dígitos trimestralmente, pero en su mayoría los consumidores utilizan los iPads para conectarse a Internet, la principal función de estos equipos.

Tras el abandono del terreno de juego por parte de las tres importantes empresas ya citadas: HP, RIM y Motorola (esta última absorbida por Google), parecía que también aquí el mercado se repartiría entre iOS y Android, con Samsung como la empresa de más éxito en su intento de arañar cuota de mercado. Amazon también ha ido en busca de su parte de este sustancioso pastel y lo ha hecho con la única arma que hasta ahora se ha revelado exitosa: el precio.

HP logró ser el mayor vendedor de tablets tras el iPad en 2011 y su estrategia fue bajar el precio de sus TouchPad a 99$ para deshacerse del stock que tenía fabricado y almacenado y abandonar esta ruinosa experiencia, matando por el camino a webOS, el sistema operativo desarrollado por Palm, empresa que adquirió en 2010. Amazon ha realizado una estrategia similar, vendiendo sus tabletas con un agresivo precio que arranca en 159€ y que tan sólo cubre el coste de fabricación, según Amazon, o incluso por debajo del precio de coste, según algunos análisis y . Luego confía en recuperar ingresos vía la venta de contenidos a través del Kindle.

Pero Kindle no deja de ser un equipo basado en Android con algunas modificaciones, por lo que seguimos con una batalla a dos bandos.

Surface: un chico nuevo en el barrio.

 

Microsoft presentó en junio de 2012 su linea de equipos Surface y se espera que salgan a la venta el próximo 26 de octubre. Es la primera vez que Microsoft lanza un equipo que ejecute Windows fabricado por ellos, en lugar de licenciar su sistema operativo, como ha venido haciendo desde que Windows hizo su aparición. Se trata de una apuesta muy fuerte y que busca no repetir los errores de HP, Motorola y RIM. ¿Como pretende lograr este objetivo Microsoft?

HP Palm Opal Touchpad: R.I.P.

RIM Playbook: R.I.P.

Motorola Xoom: R.I.P.

Microsoft Surface ¿HURRA?

 

La frase que se viene repitiendo en los medios de comunicación últimamente, es “Microsoft quiere ser como Apple”. El propósito es loable, lo complicado es conseguir en seis meses lo que a Apple le ha costado más de 10 años. Apple lleva vendiendo sus productos integrados desde siempre, excepto un pequeño período en los ’90, cuando licenció Mac OS a otros fabricantes. Cuando lanzó el iPod, seguía siendo un producto únicamente para Mac, con su conector Firewire e iTunes. En 2004 se lanzó iTunes para Windows, lo que popularizó al iPod que ya disponía de una conexión USB por esas fechas. Apple no sería hoy lo que es si no se hubiese lanzado a por todo el mercado disponible.

Microsoft ya tiene prácticamente el monopolio en los sistemas operativos para PC, pero ¿cómo pretende hacerse con un pedazo sustancial del mercado de sistemas operativos para tabletas? En primer lugar, siguiendo la estrategia de Apple: fabricando su propio dispositivo y desarrollando su propio sistema operativo, lo que debe garantizar un funcionamiento óptimo. Bueno, esa es la estrategia del éxito de Apple y también de los fracasos de HP y RIM. ¿Por qué Microsoft puede ser distinto? Pues porque Microsoft lanzará Surface junto a Windows 8, la versión más renovada de Windows en toda su historia. Quienes adopten Windows 8 en su PC van a encontrar muy sencillo manejar otro dispositivo con un sistema operativo que funciona prácticamente igual, si bien las aplicaciones no van a poder usarse en ambos dispositivos, ya que Surface utiliza procesadores ARM y las aplicaciones de Windows para procesadores Intel deberán reescribirse para los nuevos equipos.

La práctica igualdad entre Windows 8 y Windows RT, la versión para tabletas del sistema operativo, es un punto a favor del éxito de Surface, aunque no va a ser suficiente. Aparte de un buen sistema operativo, un equipo debe tener software disponible para usarlo. Hasta ahora, para Windows Phone 7 hay disponibles más de 70.000 aplicaciones. En principio no parecen pocas, pero palidecen al lado de las casi 700.000 disponibles para iOS y 500a.000 para Android. Sin embargo, una única aplicación para Windows puede marcar la diferencia.

 

El conjunto de programas de ofimática de Microsoft tiene una cuota de mercado estimada del 90% y eso sí que puede ser algo determinante a la hora de que Surface tenga éxito. Google confía en Googledocs y lo ofrece de forma gratuita, pero únicamente se pueden editar los documentos cuando se cuenta con conexión a Internet. Apple tiene versiones de iWork para Mac OS y para iOS que cuestan 16€ y 8€ respectivamente para cada una de las aplicaciones que necesitemos. Un precio más que asumible, teniendo en cuenta que son bastante compatibles con Office y permiten su uso completo sin conexión a Internet. De forma gratuita Apple ofrece iCloud, que permite sincronizar todos los documentos y continuar trabajando en una tarea que se inició en otro dispositivo.

Microsoft situará Surface en un precio similar al iPad por dos razones: la primera, para tener un margen de beneficio. La segunda, para darle el mismo halo de calidad que el iPad, pues situarlo a precios inferiores implicaría que el consumidor percibiría al producto de Microsoft también como inferior. La baza que jugará Microsoft es incluir Office en la licencia de Windows RT, de forma que quien compre su tableta podrá inmediatamente ponerse a trabajar en un entorno prácticamente idéntico al del ordenador. El beneficio que no genere la venta de Microsoft Surface se compensará por el aumento de ventas de Windows 8 y Office para Windows 8.

No deben extrañarnos los últimos rumores sobre la aparición o no de Office para iOS y Android. Microsoft seguro que tiene listas estas versiones, no puede dejar de lado un mercado tan amplio y que crece día a día, pero no va a lanzarlo hasta pasado el primer trimestre de 2013, como muy pronto. Si su tableta tiene éxito, no va a tener prisa en que la competencia disponga de Office en sus equipos. Si no funciona como se espera, Microsoft cesará pronto su producción y se dedicará a vender millones de copias de Office para iOS y Android: con una base de equipos en esos dos sistemas operativos amplísima y con usuarios con muchas ganas de disponer de Office en sus tabletas, el negocio de Microsoft sería redondo.

¿Será Office suficiente para que la tableta de Microsoft tenga éxito?

Mi opinión es que será muy complicado, desde luego, aunque sin el comodín de Office podríamos asegurar que sería otra muesca más en el revolver de Apple. Es posible que el producto de Microsoft pueda arañar cuota de mercado a Apple, pero es más probable que reste ventas a Android, sobre todo en el mercado de empresas que verán en Surface un producto para sus necesidades de tareas ofimáticas.

El problema a medio plazo es si Microsoft creará una base de usuarios suficiente para atraer a los programadores que aumenten el número de programas disponibles para Windows RT. Como iOS y Android, Windows RT es un sistema para tablets y teléfonos inteligentes, de forma que la base de equipos con Windows RT puede ser, de antemano, muy amplia. Sin embargo, Microsoft no tiene actualmente capacidad de producir un elevado volumen de equipos y falta por ver si otros fabricantes que están usando Android gratuitamente en sus equipos van a estar dispuestos a cambiar a Windows RT pagando la licencia a Microsoft. Realmente eso es lo que pretende Microsoft: lanzar su producto al mercado, atraer a los clientes y, sobre todo, atraer a los fabricantes para que ellos corran el riesgo de fabricar, almacenar y distribuir los equipos mientras que Microsoft se limita a cobrar por licencias, sin tener el riesgo de quedarse con fábricas paradas o equipos en los almacenes, lo cual reduciría mucho sus márgenes actuales.

La respuesta de Apple a la competencia en tabletas

Apple tiene un negocio demasiado rentable con el iPad como para quedarse sentada y dejar que un tercer actor aparezca para quedarse en “su” mercado sin más.

Los rumores de un mini iPad van tomando cada día más y más fuerza y todo apunta a su lanzamiento inminente, para aprovechar las ventas de la campaña navideña. Este nuevo y más económico iPad no está destinado a “pisotear” el lanzamiento de Surface, puesto que es el iPad “normal” quien competirá con él.

El objetivo del iPad mini es reconducir a quienes dudan de tener un iPad y terminan comprando un equipo Android por ser más económico. Apple podría vender el mini iPad desde 249€, asegurando una distancia de precio suficiente respecto a su iPad actual más barato y, a la vez, estando lo suficientemente próximo a los equipos económicos como para que los consumidores lo consideren una alternativa a la hora de comprar.

¿Le interesa a Apple que Surface triunfe?

 

La respuesta podría pensarse que es negativa: a menor competencia, más sencillo será continuar copando el mercado y sus jugosos beneficios con el iPad. Pero mi opinión es que le interesa que Microsoft venga para quedarse.

No únicamente por aquello de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”, pero en parte sí. El mini iPad apunta directamente a la línea de flotación de los equipos Android baratos y Surface es una novedad que puede llevar a quien no quiere un iPad a comprar algo distinto a Android, sobre todo si ya tiene Windows 8 en su ordenador. Además, Windows RT va a licenciarse a los fabricantes que no deseen seguir con el sistema operativo de Google.

Microsoft va a ser un aliado en la guerra de Apple contra Google. ¿Es casualidad que Apple haya licenciado patentes a Microsoft en el campo de los sistemas operativos táctiles? ¿No es extraño que iWork lleve casi 4 años sin una actualización?

Las respuestas, en breve.

0
Comentarios
  • #1 por punk84 el 15/10/2012
    Pues yo lo veo distinto, Surface estará en la linea de precios del iPad, así que no afectará a los que compran tablets de Android, que bien o les gusta el sistema o buscan algo más barato.
    La competencia va directa con el iPad, así que no creo que MS se vaya a convertir en algo bueno para Apple ni para las ventas del iPad.
  • #2 por rafa espada el 15/10/2012
    #1 Tal vez tengas razón… pero creo yo que Surface se acerca más a lo que muchos usuarios de Windows buscan con lo que mucha gente que tienen un iPad y no le saca el provecho adecuado porque no disponer de Office (y esta suite muchas veces no es negociable cambiarla) venderá su iPad y se pillará un Surface… además de la gente que irá directamente.

    Soy usuario de iOS y por el mismo motivo que a mi me sirve y le saco mucho provecho, entiendo que hay otros usuarios que tienen otras necesidades y otros productos serán mejores que iOS en esos casos.

    Por desgracia para Google… él es que va a perder muchos usuarios porque Android es un truño que se le ha ido de las manos, esos si que van a perder con Surface. Porque los usuarios que ahora no quieren iOS se han ido a Android… y cuando esos usuarios vean que es Surface la solución a sus problemas allí que irán.

    En definitiva… volveremos a tener tres productos en el mercado de los tablets como los tenemos los ordenadores… cada uno tiene un tipo de usuario.
  • #3 por yules el 15/10/2012
    #1 Mira, en la línea de precios que el iPad, y eso que Asus siempre ofrece una buena relación de prestaciones-calidad-precio al ser también fabricante de su propio hardware: Tegra 3, 2 GB RAM, 32 GB Flash por $600 y el teclado aparte por otros $200.

    http://www.xataka.com/tablets/asus-vivo-tab-rt-tablet-con-windows-8-por-600-dolares
  • #4 por Mandibul el 15/10/2012
    A mí me da que Surface va a triunfar.
    De un modo u otro W8 se va a convertir en el SO de facto mundial.
    Si se puede "portar" el ambiente de trabajo del escritorio al dispositivo móvil (surface o teléfono) será un combo irresistible.

    Estoy de acuerdo en que atacará a los Android de alta gama. Siempre habrá subproductos de mala calidad a precios bajos. Pero esos no cuentan en las grandes guerras de los volúmenes de ventas y márgenes importantes.

    Esto es una gran noticia para el usuario. La competencia pone las pilas a todo el mundo.
    Es peor noticia para el accionista de Apple, que verá como al título le cuesta mantener la escalada.
  • avatar
    #5 por --408395-- el 16/10/2012
    A mi me encanta Windows 8, es un sistema que he ido probando en sus distintas fases y que en esta fase final ha llegado para quedarse. He reconvertido mi MacBook Air que Apple dejó fuera de la actualización de Mountain Lion, a un flamante equipo multitáctil con Windows 8, sin rastro de OSX, y va y viene genial.

    El ecosistema que tengo montado gracias a ser usuario de Windows Phone es muy bueno, y eso que aún no está disponible WP 7.8 o el nuevo terminal con Windows 8 que quiero adquirir. Pero tener Office 2013, Skydrive, Xbox Live, Zune Pass (Ahora Xbox Music), etc... en todos los dispositivos.

    Y cuando es tu mujer la que más agusto se encuentra con este sistema y te anima a la compra quien le va a decir que no? :P (usuaria de iPad e iPhone quiere algo que le ofrezca más posibilidades)