iWallet: la próxima revolución de Apple

22/03/2012 por Alf

Mucho se está hablando de los pagos por proximidad, utilizando el móvil (o cualquier dispositivo conectado a internet). Google ya ha publicado su sistema, aunque está teniendo una acogida más bien fría.

Según informaba Reuters, Google ha estado presionando a los desarrolladores de juegos y aplicaciones para que utilicen su servicio propietario de pagos, Google Wallet, que es más caro que los de la competencia, como arma para intentar crear un ecosistema similar a la plataforma iOS de Apple.

Google ha enviado avisos a varios desarrolladores en meses recientes indicando que si seguían utilizando otros métodos de pago, como PayPal, Zong y Boku, podrían ver sus aplicaciones eliminadas del Android Market, ahora llamado Google Play.

 

Por otro lado, el sistema Here de PayPal ya está funcionando. Utiliza teléfonos móviles y un accesorio de color azul para reforzar la imagen de marca con las pequeñas tiendas.

Otras empresas, hasta el momento ajenas a este negocio de los micropagos, han entrado por sorpresa en el mercado. Tal es el caso de Green Dot, una empresa que vende tarjetas de débito prepagadas, que compró Loopt. Loopt ofrece servicios basados en la ubicación del dispositivo móvil que permiten a los usuarios descubrir lo que les rodea, recibir alertas sobre oportunidades en negocios locales, leer críticas sobre establecimientos de la zona e interactuar con amigos a traves de sus teléfonos iPhone, BlackBerry, Android o Windows Phone. La compra se cerró en 43,4 millones de dólares.

No cabe duda que las empresas huelen dinero cuando se trata de pagos por proximidad, pero que todavía no ha aparecido una que sea capaz de llevar ese producto a la mente del consumidor.

Para empezar, la empresa que triunfe tiene que tener varios condicionantes que aún no se dan en los actores presentes en el mercado:

  • El usuario tiene que confiar en la empresa
  • El sistema tiene que ser sencillo de utilizar e implementar
  • Tiene que tener una presencia suficiente (masa crítica) en negocios locales como para que los clientes lo utilicen con regularidad.
  • Tiene que tener un número de usuarios suficientes (masa crítica) como para que los establecimientos lo vean como una ventaja competitiva.

iWallet, la propuesta de Apple

Apple está trabajando en su propio sistema, y dado el ecosistema unificado de iOS (frente a la fragmentación de Android) y los millones de dispositivos listos para utilizarlo en todo el mundo, no sería raro que, una vez más, Apple fijara el estándar por el que se juzgan otras soluciones. 

En Mayo de 2010 vimos la primera patente oficial de Apple sobre iWallet. Después siguieron toda una serie de patentes relacionadas con NFC (Near Field Communication -Comunicación por proximidad). A principios de este mes (marzo de 2012) Apple ha conseguido una importante patente sobre iWallet. Esta patente repasa las reglas de las transacciones de tarjetas de crédito y muestra que la intención de Apple es que las empresas de tarjetas de crédito envíen los cargos directamente a la cuenta de iTunes del usuario.

Cómo funciona el sistema iWallet

El dispositivo de procesado puede configurarse para transmitir las reglas de transacción financiera definidas por el tenedor de la cuenta primaria a la institución financiera diseñada que gestiona la cuenta subsidiaria. Por ejemplo, cuando la cuenta financiera subsidiaria sea una cuenta de tarjeta de crédito, la institución financiera puede incluir una asocicación con el banco y/o tarjeta. La institución financiera podrá conservar las preferencias del usuario asociadas con las cuentas primarias y subsidiarias, y podrá actualizar esas preferencias del usuario según las reglas de transacción recibidas.

 

Reglas de transacción financiera

Las reglas de transacción financieras pueden limitar o restringir las transacciones o compras realizadas por la cuenta subsidiaria. Por ejemplo, esas reglas pueden incluir restricciones o límites llegados a un importe determinado, un límite de gasto máximo agregado en un periodo de tiempo (p. ej. un mes), una zona geográfica (p. ej. un código postal), etc. También podrán definirse reglas que impidan o limiten la compra de determinados tipos de mercancías o en determinados comercios.

Violación de una regla de transacción

Las reglas de transacción financieras podrán incluir acciones de control que se ejecutarán contra la cuenta subsidiaria cuando una regla de transacción sea violada, por ejemplo, cuando se supere un límite de cantidad en una transacción.

Las acciones de control pueden incluir la declinación automática de la transacción, la notificación del tenedor de la cuenta de la transacción, así como el requerimiento o solicitud de autorización de la cuenta primaria antes de que se apruebe la transacción.

En una segunda patente, Apple amplía la información sobre las medidas de seguridad que iWallet empleará, además de mostrar la aplicación de finanzas que de momento se llama "MobilePay". La aplicación se encarna en una pestaña más dentro de iTunes, como lo hacen las apps, la música, los libros, las películas o las fotos.

Autorización o rechazo de pagos

La idea de Apple pasa por un dispositivo electrónico que sea capaz de emitir en tiempo real una autorización cuando el titular de la tarjeta no está presente en el establecimiento (por ejemplo, en cualquier tienda de comercio electrónico). El dispositivo electrónico puede ser un iPhone o iPod touch, o puede ser un ordenador como un iMac o MacBook Pro. Sin importar la forma del dispositivo, podrá ejecutar una aplicación que autorice al titular de la tarjeta a aprobar o declinar transacciones remotas en tiempo real, en tiempo casi real o en tiempo posterior a la transacción. Es decir, ademas de que se envíe el pago con tarjeta al banco emisor para que la apruebe, detalles de esa transacción podrán enviarse al titular antes de que se autorice la transacción. Si el titular no reconoce la transacción, puede declinarla inmediatamente, evitando así que el titular de la tarjeta y el establecimiento sufran las consecuencias del robo de identidad.

Aún más, incluso aunque después de que la respuesta de autorización se haya enviado al banco o entidad de crédito (p. ej., Visa, MasterCard, American Express, etc.), el titular de la tarjeta puede marcar una transacción aprobada como no autorizada. de esta manera, el titular puede comunicar rápidamente al banco emisor que una transacción es fraudulenta. Si el comercio aún no ha enviado los productos, éste podría cancelar la transacción en cuestión, evitando así las pérdidas.

Esta funcionalidad podría combinarse con controles parentales, permitiendo a los padres ofrecer a los hijos tarjetas de crédito, débito o prepagadas, al tiempo que pueden rechazar cargos no autorizados o no apropiados antes de que se envíen las mercancías.

Curiosamente, MobilePay, el nombre que Apple utiliza en sus patentes para denominar el sistema de pago a través de dispositivos móviles (iPhone, iPad, iPod touch) es el nombre de una startup (empresa nueva) que se dedica precisamente a eso y que tiene su aplicación de micropagos en beta.

¿Cuál es la ventaja de Apple en todo este nuevo mercado?

Si recuperamos las cuatro condiciones que tiene que cumplir un producto así para triunfar, veremos que Apple tiene las más importantes:

Para empezar, los usuarios de iPhone, Mac, etc. llevan confiando en Apple mucho tiempo. Aman su teléfono, o su tablet, o su ordenador, y saben que Apple es una empresa que no vende humo, ni promete cosas que no cumple. Ni siquiera anuncia productos antes de poder venderlos. 

Además, a través de iTunes, la gran mayoría de los usuarios de Apple han introducido su tarjeta de crédito para poder comprar canciones, películas, libros, apps, etc. Y son muchos años de funcionamiento sin problemas. Sin robos (conocidos) de registros de clientes, sin fraudes masivos, sin protestas por cobros injustificados. De hecho, abundan las historias de un sistema de atención al cliente de primera línea, con devoluciones de cargos o reposiciones de producto simplemente para mantener al cliente satisfecho.

Así que, como mínimo, Apple tiene la confianza de sus usuarios y tiene ya sus datos de crédito. Así que para poner en marcha su sistema de MobilePay, el usuario sólo tiene que activar una casilla. No hay mayor complicación. Y los cargos aparecen en la cuenta de iTunes como ahora lo hacen las compras de canciones, libros, aplicaciones, etc. Un entorno familiar para el usuario en el que todo... "simplemente funciona".

Si miramos a las otras dos condiciones, Apple vende en todo el mundo sus dispositivos por millones. Por supuesto, el mínimo (masa crítica) necesario como para hacer que un sistema se adopte es relativo. Pero a juzgar (y es una impresión completamente subjetiva) por la cantidad de iPhones que se ven por todas partes, no debe estar muy lejos de constituirse en algo obligatorio. 

Además, algo que Apple tiene y el resto no, es la capacidad de comunicarse con sus usuarios. Basta que Apple ponga el acento en que el nuevo iPhone puede realizar compras directamente en los comercios para que millones de personas cada mes visiten comercios preguntando si pueden pagar con su iPhone.

¿El problema? No valen los teléfonos anteriores. Ningún modelo de iPhone anterior al primero que incorpore el chip NFC podrá hacerlo (salvo que saquen algún tipo de accesorio que lo complemente, pero no parece una solución "Apple").

En resumen, la próxima revolución es convertir al iPhone en la tarjeta de crédito definitiva.

0
Comentarios
  • #1 por ezmac el 23/03/2012
    Como bien comentas Apple tiene bien rodado el mercado de micro pagos.

    La solución de Paypal no es transportable a Europa, aquí se utiliza la tarjeta chip.

    El chip NFC tampoco es ningún problema ya que existe algún que otro prototipo de funda/bumper con este chip ( incluso con un diodo infrarojo )