¿Impulsará la energía fotovoltaica las redes de baja tensión?

06/11/2011 por Redacción

34455_640.jpgLa creciente presión para limitar las emisiones de CO2 ha dado lugar a nuevas arquitecturas de redes eléctricas. Un proyecto financiado por la Unión Europea desarrolló varios prototipos para solucionar el problema de las redes de baja tensión y el suministro de energía fotovoltaica.

El proyecto SOS-PVI («Seguridad del inversor fotovoltaico de alimentación: función combinada de UPS, calidad de potencia y compatibilidad con la red en un inversor fotovoltaico para redes de baja tensión débiles») pretendía desarrollar un inversor capaz de inyectar energía fotovoltaica en redes de baja tensión. SOS-PVI atribuía varias ventajas posibles al empleo de este enfoque. Entre ellas se incluye minimizar el impacto de los sistemas FV sobre el funcionamiento y planificación de la red, garantizar la calidad del suministro eléctrico en edificios con instalaciones FV y aumentar la penetración FV en las redes.

Para alcanzar los objetivos del proyecto, los socios realizaron un estudio de mercado de los datos de las redes débiles en Europa y estimaron un potencial de mercado para sistemas de estabilización de la red y de generación distribuidos y a pequeña escala. Posteriormente, las actividades se centraron en la implementación práctica y la producción de prototipos. El primer prototipo construido, controlado y enviado para su ensayo preliminar, se basó en un sistema de almacenamiento basado en iones de litio.

Se diseñó un banco supercondensador y se envió para su integración y ensayo en el sistema de almacenamiento híbrido. También se diseñaron baterías de plomo y ácido y se sometieron a pruebas de capacidad preliminares. Después de desarrollar el armario de distribución, se enviaron dos bancos de baterías de plomo y ácido para su integración y ensayo en el sistema de almacenamiento híbrido.

Labores complementarias del proyecto condujeron al desarrollo de inversores paralelos, algoritmos y varios dispositivos eléctricos. Estos últimos se efectuaron partiendo de estudios de gestión de la demanda (DSM). Se desarrolló un dispositivo generador de señales de demanda capaz de proporcionar al sistema información sobre el estado de la red. Se construyeron dos prototipos gracias al desarrollo de un dispositivo de gestión de la demanda automatizado y de un dispositivo de gestión de la demanda del usuario.

Una vez finalizada la construcción de los prototipos, los miembros del equipo realizaron las pruebas finales en sistemas de instalaciones de campo, validaron las operaciones y llevaron a cabo un análisis del ciclo de vida para evaluar si se habían alcanzado los objetivos económicos y de impacto medioambiental.

Los resultados indicaron que el impacto del sistema híbrido es superior gracias a las mayores cantidades de material y, sobre todo, por su ciclo de vida más corto. Al comparar los costes de explotación de los sistemas de litio e híbrido, los resultados del proyecto revelan que, de hecho, durante un ciclo de vida de veinte años el sistema de litio es más barato.

Fuente: Cordis

0
Comentarios