Gira triunfal de Eric Schmidt: en un año, todo con Google

08/12/2011 por Alf

Teniendo en cuenta cómo le suele ir a los "pitonisos", tal vez Eric Schmidt -ahora meramente en funciones de portavoz representante de la empresa Google- debería morderse la lengua antes de sacar pecho tan gallardamente, especialmente cuando tiene tan poca base sobre la que apoyarse.

Sin duda, Android es un sistema operativo a tener en cuenta, por su imparable crecimiento y proliferación de dispositivos. Pero que el sistema operativo que se regala sea una fuente de ingresos para aquellos que crean aplicaciones para esa plataforma ya es otro cantar.

Por ejemplo, aplicaciones que en iOS son de pago, en Android son gratuitas, y hay pocas historias de éxito (por no decir ninguna) de desarrolladores exclusivos para Android. Todos los que han triunfado han hecho su fortuna en la plataforma de Apple, y aún contemplan Android como un complemento cuya rentabilidad aún está por demostrar. La cantidad nada tiene que ver con la calidad. Un desarrollador busca ganar dinero; si su programa está en millones de dispositivos pero gratuitamente, de poco le sirve.

Aún así, Eric Schmidt -quién le ha visto y quién le ve- no tiene problemas en visionar un futuro a corto plazo, ¡en seis meses! en que iOS esté relegado al papel de segundón mientras los desarrolladores se amontonan a las puertas de Android peleando por una entrada para el App Market...

¡Oh, mercados fabulosos, cuánto oro prometéis sólo por pisar vuestros caminos!

No contento con su "bravuconada", y una vez venido arriba, tampoco encontró límites a su fracasado experimento GoogleTV, que ha costado millones de dólares a los pardillos que apostaron por él. Aún así, y teniendo en cuenta su magnífica trayectoria, Schmidt predice que en el verano la mayoría de los televisores incluirán el sistema de Google para ver "televisión" (que ni era televisión ni nada, era poco más que un navegador web tematizado, que aprovechaba los servicios y productos de Google -pero con un diseño de interfaz horroroso).

Mientras todos jalean y elevan sus copas brindando por el hermoso futuro que el paraguas gratuito de Google ofrece a todo aquel que esté dispuesto a vender su espíritu a mayor gloria del señor de las búsquedas, Apple calla, mira (y posiblemente sonríe). Conste, para el archivo, que este sistema de anunciar lo que va a ocurrir y lo maravillosas que serán las soluciones que aparecerán en un futuro indefinido hasta ahora eran marca de la casa de Microsoft, experta en prometer y no presentar. Pero parece (y es en cierta medida preocupante) que Google, a falta de auténticas novedades tangibles, recurre también a la venta de humo... largo me lo fiáis, Mr. Schmidt.

Se rumorea que Apple está a punto de entrar en el sector de la fabricación de televisores (algo que aquí no nos creemos), y que será utilizando la última genialidad del visionario Steve Jobs. Veremos quién define el estándar, si Google o Apple.

0
Comentarios
  • #1 por tabelor el 13/12/2011
    Genial artículo, como siempre