La aparición de los humanos perjudicó a especies antiguas de mamíferos

09/11/2011 por Redacción

34503_640.jpgUn equipo internacional de científicos dirigido por la Universidad de Copenhague (Dinamarca) opina que la actividad de los humanos y el cambio climático causaron estragos en el desarrollo genético de seis grandes herbívoros, lo cual podría haber provocado la extinción o cuasi-extinción de grandes poblaciones de mamíferos en los últimos 10 000 años.

En un momento en el que el planeta no deja de prestar atención al calentamiento global, estos hallazgos publicados en la revista Nature ayudan a dilucidar el destino al que pudieron verse abocadas varias especies de mamíferos.

«Nuestros descubrimientos suponen el punto y final a las teorías que atribuyen la extinción de estas especies a una única causa», explicó el coordinador del equipo de autores, el profesor Eske Willerslev del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague. «Los datos que manejamos aconsejan cautela antes de hacer generalizaciones sobre fenómenos pasados y presentes de extinción de especies. La influencia relativa del cambio climático y de la actividad humana en la extinción de especies depende en realidad de la especie que se estudie.»

Otro de los autores, Beth Shapiro, profesora asociada de la cátedra Shaffer de Biología en la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos), informó que las 6 especies se encontraban en su punto álgido durante la época del Pleistoceno, periodo que abarca desde hace cerca de 2 millones de años hasta hace 12 000 años. Dichas especies son el rinoceronte lanudo, el mamut lanudo, el caballo salvaje, el reno, el bisonte y el buey almizclero.

En este periodo se produjo un gran número de fenómenos de calentamiento y enfriamiento del clima, es decir, oscilaciones entre intervalos largos y cálidos (denominados períodos interglaciales) durante los que el clima fue similar al actual, y por otro lado, intervalos fríos (llamados periodos glaciales o glaciaciones)», explicó la profesora Shapiro. «Los animales mencionados estaban mejor adaptados al frío y podían sobrevivir con mayor facilidad durante los períodos glaciales, pero durante los interglaciales, más cálidos, se refugiaban en lugares donde el clima seguía siéndoles favorable. Pero la última glaciación, ocurrida hace unos 20 000 años, supuso un giro tras el cual su suerte empezó a cambiar. La pregunta es qué cambió. ¿Por qué estos mamíferos dejaron de encontrar refugios en los que sobrevivir a un clima cálido?»

Los investigadores recopilaron gran cantidad de datos para comprobar las teorías que explican cómo, cuándo y por qué el rinoceronte lanudo, el mamut lanudo y el caballo salvaje se extinguieron tras la última glaciación, y por qué, en cambio, el reno, el bisonte y el buey almizclero sobrevivieron.

«Una de las fuentes de información que usamos fue ADN de los propios animales», señaló la investigadora de Pensilvania. «Con los datos genéticos en la mano se puede calcular cuándo y en qué medida las distintas poblaciones lograban crecer o bien menguar en función de los cambios del clima y el deterioro gradual de sus hábitats.»

También se obtuvieron datos climáticos de los períodos glaciales e interglaciales, concretamente relativos a temperaturas y precipitaciones. Asimismo, recabaron datos arqueológicos para evaluar en qué grado los antepasados de los humanos pudieron influir en la supervivencia de estas seis especies.

«Por ejemplo, en aquellos lugares donde se han hallado huesos de animales cocinados o convertidos en lanzas, sabemos que vivieron humanos que los utilizaron como recurso», indicó la profesora Shapiro. «Pero incluso en aquellos lugares donde carecemos de pruebas de que los humanos cazasen estos animales, si los humanos y estos animales vivieron en la misma región en la misma época, es previsible que los primeros influyesen en la supervivencia de los segundos.»

Los científicos descubrieron que, a excepción del rinoceronte lanudo, cuyo hábitat nunca se superpuso al de los humanos, las cinco especies de mamíferos restantes resultaron afectadas por las actividades humanas, sobre todo porque los humanos se extendieron a una velocidad considerable y dificultaron que los animales encontrasen refugios.

«La conclusión es que, durante el último fenómeno de calentamiento, cuando la última glaciación dio paso gradualmente al intervalo cálido en el que vivimos actualmente, algo impidió a estos animales hacer lo que siempre habían hecho, refugiarse en otras regiones no ideales pero aptas para sobrevivir, territorios aceptables donde sus poblaciones pudieran conservar una "masa crítica"», aseguró la profesora Shapiro. «Y probablemente ese algo fuéramos nosotros los humanos.»

Sus hallazgos apuntan a que, aunque los períodos cálidos ponían en apuros a estas especies, el mayor daño lo causaron fenómenos evolutivos . «No pudimos determinar patrones característicos de las especies extintas, pese a la cantidad y la variedad de los datos analizados», comentó la principal autora del trabajo, Eline Lorenzen de la Universidad de Copenhague. «Se deduce que va a ser muy difícil prever los efectos del futuro cambio climático global en los mamíferos existentes, cuáles sobrevivirán y cuáles se extinguirán.»

El equipo científico estuvo formado por paleontólogos, geólogos, genetistas y especialistas en modelización climática de Argentina, Australia, Canadá, China, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Noruega, Panamá, Rusia, España, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos.

Para más información:

Nature:

http://www.nature.com/

Universidad de Copenhague:

http://www.ku.dk/english/

Universidad Estatal de Pensilvania:

http://www.psu.edu/

Fuente: Cordis

0
Comentarios