Up in the Air, parte II: el Ultrabook

12/09/2011 por Redacción

El MacBook Air fue introducido por Apple en 2008 como parte de un cambio de filosofía en el mercado del os portátiles. Fue, entonces, una apuesta arriesgada por parte de Apple eliminando una serie de elementos de hardware que hasta entonces se consideraban intocables como la unidad óptica o posteriormente el puerto ethernet. Como muchos dispositivos nuevos, era una unidad que necesitaba ser vista y tocada para ser realmente apreciada en todo su valor.

35401_640.jpg

El primer MacBook Air era delgado, muy elegante, con un precioso diseño, pero sus especificaciones de hardware eran demasiado discretas tanto en almacenamiento como memoria y rendimiento y su precio, totalmente disparado para lo que se esperaba incluso, de Apple a pesar de ser el primer portátil de Apple que portaba un disco duro (como opción) basado en memoria Flash. Al final, la proporción entre precio y rendimiento del MacBook original era tan desproporcionada que muchos usuarios simplemente no podían optar por una unidad de este tipo pese a que era muy prometedora frente a los netbooks. Sin embargo, ese fue el primer paso de Apple para redefinir un nuevo segmento de mercado en un viaje con el que se ha encontrado con compañeros inesperados.

El Ultrabook

El ultrabook es la evolución del netbook: se basa en las mismas premisas de este tipo de portátiles pero pone al frente de la ecuación algo por lo que los usuarios abandonaron la plataforma: el rendimiento.

Para forzar el rendimiento de estas máquinas evolucionadas, el mayor proveedor de procesadores de consumo del mundo, Intel, se ha esforzado por crear una serie de motores que fueran capaces de, equilibrando el rendimiento y la autonomía, ofrecer una experiencia lo suficientemente aceptable al usuario como para que considerara comprar esta evolución del netbook a un precio superior a estos.

El primer paso de Intel

Sean Maloney, vicepresidente ejecutivo de Intel Corporation, afirmó que a finales de 2012 el 40% del segmento de mercado de ordenadores portátiles de consumo estará formado por un tipo nuevo y emergente de ordenadores asombrosos llamados “Ultrabook”, unos equipos que combinarán cada vez más un rendimiento líder en su campo con una mejor capacidad de respuesta y la máxima seguridad, y todo ello en unos formatos delgados y elegantes.

Durante el discurso de apertura en Computex, una de las mayores ferias de tecnología a nivel mundial, Maloney ofreció más detalles sobre los cambios importantes que Intel está realizando en la hoja de ruta del procesador Intel Atom para hacer posible el desarrollo de esta nueva categoría. También reiteró el impulso de Intel para acelerar el ritmo de la innovación en sistemas sobre chips (SoC) basados en el procesador Intel Atom para netbooks, smartphones, tabletas y otros dispositivos complementarios.

La informática está adoptando numerosas formas”, indicó Maloney. “La innovación tecnológica actúa como catalizador, y pensamos que los cambios que está llevando a cabo Intel en sus hojas de ruta, junto a la sólida colaboración del sector, ofrecerán un cambio interesante en la informática personal a lo largo de los próximos años”.

El “Ultrabook

El objetivo de Intel es ofrecer una nueva experiencia del usuario, gracias a la aceleración del desarrollo de un nuevo tipo de ordenadores portátiles. Estos ordenadores combinarán el rendimiento y las prestaciones de los portátiles actuales junto a las funciones de una tableta para, de esta manera, proporcionar una magnífica capacidad de respuesta y la máxima seguridad, y todo ello en diseños delgados, ligeros y elegantes. El Ultrabook ha podido ser desarrollado gracias a los avances permitidos por la Ley de Moore y a la tecnología de silicio, de la misma manera que dichos avances han permitido la evolución del PC tradicional durante los últimos 40 años.

Maloney describió tres fases esenciales en la estrategia de la compañía para acelerar este objetivo, que ha comenzado con la 2ª generación de la familia de procesadores Intel Core. Esta familia de productos permitirá la creación de unos diseños delgados, ligeros y elegantes, de menos de 20mm (0,8 pulgadas) de grosor y unos precios de venta por debajo de US$1.000. Los sistemas basados en estos chips se encontrarán disponibles para las navidades de 2011 e incluirán el Ultrabook UX21 de ASUS. Jonney Shih, presidente de la junta directiva de ASUS, se unió a Maloney sobre el escenario para mostrar el nuevo portátil ultra delgado de la compañía basado en la 2ª generación de la familia de procesadores Intel Core.

En ASUS estamos totalmente en consonancia con los objetivos de Intel para impulsar la nueva categoría de Ultrabook”, manifestó Shih. “Nuestros clientes exigen una experiencia informática inigualable con unos diseños ligeros, muy portátiles y que, además, ofrezcan respuesta a sus necesidades de manera rápida. La transformación del PC en un dispositivo delgado y con la máxima velocidad cambiará la forma de interactuar las personas con sus PC”.

Basándose en la 2ª generación de la familia de procesadores Intel Core, Maloney destacó los aspectos más importantes de la familia de procesadores de Intel de siguiente generación – con nombre de código "Ivy Bridge” – que se estima podrían encontrarse disponibles en el primer semestre de 2012. Los ordenadores portátiles basados en “Ivy Bridge” mejorarán la eficiencia energética, el rendimiento visual inteligente, la capacidad de respuesta y la seguridad. “Ivy Bridge” es el primer chip elaborado en grandes cantidades basado en la tecnología de fabricación de 22 nanómetros (nm) de Intel, que utiliza un diseño de transistor 3D revolucionario llamado Tri-Gate, anunciado en mayo. Maloney también destacó las tecnologías complementarias USB 3.0 y Thunderbolt, que forman parte de los trabajos permanentes de Intel para ofrecer un impulso a la plataforma de PC.

Después de “Ivy Bridge”, los productos planificados para 2013 con nombre de código “Haswell” son el tercer paso para conseguir la categoría Ultrabook y para reinventar las capacidades del ordenador portátil en unos diseños ultra delgados, ligeros, más seguros y con mayor capacidad de respuesta. Con “Haswell”, Intel cambiará el punto de diseño térmico de los portátiles de uso general con la reducción del consumo del microprocesador a la mitad del punto de diseño actual.

Intel pone su marca y su dinero en este mercado

35399_640.jpgIntel Capital anunció el pasado 12 de agosto la creación del Fondo Ultrabook de 300 millones de dólares para impulsar la innovación en esta nueva categoría de dispositivos. Tal y como se anunció en la muestra Computex de este año, los sistemas Ultrabook combinarán el rendimiento y las capacidades de los ordenadores portátiles actuales con las prestaciones de tipo tablet. Los dispositivos Ultrabook ofrecerán una experiencia segura y una gran capacidad de respuesta en unos diseños finos, ligeros y elegantes a unos precios muy competitivos. La propia compañía ha reconocido que este esfuerzo está en parte inspirado por el iPad y particularmente por el fino MacBook Air.

"Si quieres un diseño elegante tienes que comprar un Mac" dijo Greg Welch, Director del Grupo Ultrabook de Intel en una entrevista la semana pasada, añadiendo que "hay gente que quiere un PC con ese aspecto". Sin embargo, este ejecutivo ha puntualizado ante la empresa que la compañía, como parte de este esfuerzo, debe reducir considerablemente el consumo de sus procesadores si no quiere perder a Apple como cliente.

Para ayudar a hacer realidad este objetivo, Intel Capital ha creado el Fondo Ultrabook para invertir en compañías especializadas en tecnologías de hardware y software centradas en mejorar la interactuación de las personas con los Ultrabooks, para lograr el uso de dispositivos a lo largo de todo el día mediante unas baterías de mayor duración, unos diseños físicos innovadores y una mayor capacidad de almacenamiento. El objetivo del Fondo – al que se aportará capital a lo largo de los próximos 3-4 años – es la creación de un ciclo de innovación y de unas capacidades de sistemas para esta categoría de dispositivos móviles nueva y en crecimiento.

Los Ultrabooks están a punto de convertirse en un área importante de innovación en el sector mundial de la informática valorado en 261.000 millones de dólares”, afirmó Arvind Sodhani, presidente de Intel Capital y vicepresidente ejecutivo de Intel. “El Fondo Ultrabook de Intel Capital se centrará en invertir en compañías que van a revolucionar la experiencia informática y en transformar los ordenadores móviles actuales para convertirlos en los próximos dispositivos que todas las personas desearán tener”.

En 30 años de innovación, el PC se ha convertido en el dispositivo Darwiniano decisivo e Intel se está esforzando de nuevo para reinventar la informática móvil”, indicó Mooly Eden, vicepresidente y director general de PC Client Group en Intel. “En 2003, la combinación de la tecnología Centrino de Intel con capacidad Wi-Fi incorporada junto a los 300 millones de dólares de Intel Capital en inversiones en proyectos empresariales y en otras acciones para promover el sector, permitió el cambio desde los PC de sobremesa a la informática móvil en cualquier momento y lugar. Nuestro comunicado de hoy se ocupa de las importantes inversiones de Intel para lograr la siguiente transformación histórica en informática”.

Intel tiene una estrategia de tres fases clave para acelerar su objetivo para esta nueva categoría de dispositivos. Los esfuerzos de la compañía comienzan a hacerse realidad este año con la segunda generación de la familia de procesadores Intel Core de Intel. Esta familia de productos permitirá la creación de diseños delgados, ligeros y gran acabado con menos de 21 mm (0,8”) de grosor a unos precios muy competitivos. Los sistemas basados en estos chips se encontrarán disponibles para la temporada de compras navideñas de 2011.

Para la distribución de los dispositivos Ultrabook este año ha sido necesaria una importante colaboración por parte de todo el sector de la informática. Intel ha colaborado muy estrechamente con sus clientes para asegurar que estos dispositivos proporcionen un valor único y muy atractivo a los consumidores. Asimismo, muchas OEM han colaborado en este esfuerzo desde las primeras etapas.

Los dispositivos Ultrabook utilizan las mejores tecnologías y las combinan con unos diseños más estilizados y unas baterías de una duración extraordinaria para ofrecer un nuevo tipo de experiencia informática”, afirmó Peter Hortensius, presidente de Product Group en Lenovo. “Este nuevo tipo de informática personal sigue las mismas líneas de nuestro objetivo permanente para facilitar el desarrollo de unas soluciones innovadoras de ordenadores portátiles que van a superar los límites en movilidad”.

La segunda fase del objetivo de Intel se centra en la siguiente generación de la familia de procesador de Intel con nombre de código “Ivy Bridge”, que podría encontrarse disponible en los sistemas durante el primer semestre de 2012. Los ordenadores portátiles basados en “Ivy Bridge” ofrecerán una mayor eficiencia energética, más rendimiento visual inteligente y una mayor capacidad de respuesta y seguridad.

Los productos de Intel estimados para 2013 – con nombre de código “Haswell” – representan el tercer paso en el avance de los dispositivos Ultrabook y se espera que reduzcan el consumo de energía a la mitad del punto de diseño térmico de los microprocesadores actuales.

Intel pone como patrón a seguir Apple

En el vídeo de presentación de la plataforma Ultrabook de Intel uno no puede dejar de pensar que el diseño que está viendo es simplemente, el de MacBook Air, que fue presentado justo una semana después. Sin embargo, ese diseño elegante y afinado no es nuevo: es una evolución del diseño del MacBook Air de anterior generación que data de octubre de 2010.

Da igual, no obstante, de quien es el diseño de referencia de lo que se considera un ultrabook: lo que es un hecho es que es un nuevo tipo y categoría de ordenador que ha venido a quedarse.

¿Qué hace la industria al respecto de los Ultrabooks?

La industria, simplemente, se ha hecho un lío. Inmediatamente después de anunciar la disponibilidad de los procesadores ULV (ultra low voltage) de la familia Core iX (esos que porta el MacBook Air), solicitaron a Intel, de forma bastante clamorosa, que bajara los precios para poder acceder de forma competitiva a los mismos y poder situar el precio de sus ultrabooks alrededor de los 799 dólares, por debajo del precio de referencia que suponía el MacBook Air a 999 dólares, precio que había conseguido la empresa de Cupertino al ser parte importante en el diseño de esta plataforma. Intel se negó a darles a los fabricantes ese 20% de descuento que solicitaban, y el Fondo de los Ultrabooks de 300 millones de dólares simplemente se creo supuestamente para subsidiar en cierta forma el precio de esos procesadores (que van entre los 250 dólares para el Core i5 a 1,7 GHz hasta los 289 dólares para el Core i7 de 1,7 GHz y 317 dólares para el Core i7 de 1,8 GHz), pero esta es una situación que cambiará a medio plazo.

Muy poco tiempo después se han dado cuenta que situar los precios de los ultrabooks, máquinas con un rendimiento muy razonable, debilitaba su negocio de portátiles tradicionales, dañando su stock y sus planes de fabricación. Todo apunta a que Apple, una empresa a la que se acusa siempre de fabricar productos Premium con sobreprecio, va a hacer la misma jugada que con el iPad: ha marcado los precios base para esta nueva categoría y el resto de fabricantes va a tener que bailar alrededor de esa cifra, jugando con especificaciones y rendimiento para poder competir. Y todo esto nos lleva al MacBook Air, de nuevo, como punto de partida.

¿Porque los fabricantes de hardware no saben, o pueden, competir con el MacBook Air?

Primero, porque es difícil. HP nos ha demostrado hace muy poco tiempo que los fabricantes de hardware tradicionales no tienen la paciencia ni saben asumir los riesgos inherentes al lanzamiento de un nuevo dispositivo en un nicho de mercado competitivo (el caso TouchPad) y de la misma forma y por ejemplo, hace algunos años tanto Sony (con la serie X505) o Dell (con los Adamo) acabaron abandonando el mercado pensando que nadie quería realmente esos ordenadores cuando los problemas eran dos: su alto precio y sus importantes fallos de diseño.

Apple, sin embargo, no se rindió: si recuperamos la fórmula de nuestro anterior artículo, Apple ha jugado siempre con el precio en el último lugar, trabajando intensamente en otros campos como el diseño, el rendimiento o la autonomía. A partir de ese punto, cuando obtuvo una plataforma razonable, situó un precio. Y si el precio resultaba de por si bastante alto, comenzó a recortar ciertos elementos de hardware que consideraba innecesarios para ajustar definitivamente la plataforma. Elimino puertos que consideraba innecesarios, trabajó con Intel para crear Thunderbolt e incluirlo en un interfaz común con Mini DisplayPort e incluso acabó con "vacas sagradas" como el puerto ethernet, el disco duro tradicional a pesar de dejar unidades con capacidad de almacenamiento reducida o la unidad óptica.

Tras el éxito de Apple con el MacBook Air de última generación, las previsiones de stock se han roto especialmente con la unidad de 13 pulgadas (algo que ni la misma gente de Apple pudo esperar, ya que incluso habían puesto un mayor esfuerzo en la fabricación de la unidad de 11 pulgadas). Más de un mes después del lanzamiento de los nuevos MacBook Air con Thunderbolt, Apple todavía no ha podido fabricar suficientes unidades del MacBook Air de 13 pulgadas para que el canal de venta indirecto pueda disponer de suficiente stock para venta, lo que ha ocasionado, como efecto colateral, que el precio de las unidades se haya posicionado por encima del precio recomendado por la compañía.

MACbookairthunderbolt.png

Al menos en Estados Unidos, la demanda del MacBook Air de 13 pulgadas es tan alta que solo las propias tiendas de Apple parecen tener stock de los modelos mas populares mientras que otros canales de venta indirectos de la empresa, como los puntos de venta autorizados o los Apple Premium Resellers se encuentran con dificultades para cumplir con la demanda del mercado.

Aparentemente Apple puso especial interés en la fabricación del MacBook Air de 11 pulgadas pensando que sería la máquina preferida por los usuarios, pero muchos de ellos se han decantado por la unidad de 13 pulgadas, lo que ha supuesto un problema en las líneas de fabricación que no son capaces de cumplir la demanda de la cadena de venta externa de Apple.

Según las últimas cifras de NPD, las ventas de consumo para el primer mes del trimestre fiscal de septiembre de Apple han subido un 26% frente a las cifras del año anterior, lideradas por el MacBook Air y Mac OS X Lion, unas seis veces por encima del crecimiento del mercado general de venta de ordenadores. Si estas cifras se mantienen, Apple podría vender 4,5 millones de ordenadores durante este periodo fiscal según el analista Pipper Jaffray de Gene Munster. Junto con el nuevo Mac Mini, el MacBook Air lidera las ventas de producto de este trimestre a pesar de ser considerado un producto con un precio por encima de su segmento según la industria.

Mientras, el resto de la industria se prepara para combatir en este segmento y los dos primeros desembarcos son el ASUS UC51 y el Acer Aspire 351 y ciertos rumores apunta(ban) a que HP también estaría trabajando en su propia unidad de Ultrabook. Sin embargo, todas estas iniciativas tienen un punto en común: llegan demasiado tarde y sobre todo, no es que no sean capaces de construir un portátil que sea competitivo frente al MacBook Air, sino que simplemente, han puesto a la unidad de Apple como ejemplo y solo se dedican a intentarlo. Y mientras Asus, Acer y quizás HP se dedican a intentar competir con el MacBook Air, Apple se dedica a perfilar, refinar y mejorar su plataforma mientras el resto va a remolque y cuando llegan a la altura, Apple ha dado otro paso adelante. Pero esto no es nuevo, ha pasado con el iPad y pasará, si todo sigue igual en la dirección de Apple, en cualquiera de los nichos de mercado en los que Apple decida competir y redefinir.

Una serie de artículos de Carlos Burges

Enlaces relacionados

Up in the Air, parte I: La historia de cómo Apple piensa redefinir los portátiles del futuro

Up in the Air, parte II: el Ultrabook

Up in the Air, parte III: lo que dice Intel

Up in the Air, parte IV: el MacBook Air de 11 pulgadas Mid 2011

0
Comentarios