La nueva Apple: la Apple de Tim Cook

08/11/2012 por Alf

Un lector y comentarista (Mandibul), dejó dicho durante la presentación del iPad mini que Apple estaba poniendo el último clavo en el ataud de Steve Jobs. Evidentemente, no podía imaginarse hasta qué punto tenía razón. Pocas semanas después, la Apple de Steve Jobs se ha convertido en la Apple de Tim Cook.

Dos ideas parecen presidir esta nueva etapa: la primera, el deseo del difunto fundador de Apple de que no se pasaran el día pensando "qué hubiera hecho Steve". La segunda (y también es algo que viene de antiguo) es que Apple es probablemente la empresa más enfocada, más concentrada, de todo el mundo.

Dejadme que amplíe un poco estas ideas.

No penséis qué hubiera hecho Steve. Simplemente haced lo correcto.

Ese fue el legado que Steve dejó a sus "herederos". A lo largo de las diferentes presentaciones que ha presidido Tim Cook yo mismo he ido anotando cómo todas y cada una de ellas las comenzaba con una especie de justificación (abrumadora, eso sí) de lo bien que lo está haciendo Apple bajo su mandato. Repeticiones de cifras, cuotas de mercado, reparto de beneficios,... tantas veces en un año llega un momento en que, más que confianza acaba transmitiendo inseguridad.

La otra carencia más llamativa de Tim Cook es su obstinación en no aparecer en el escenario tocando los productos que presenta. Siempre sale del escenario y nunca hace referencias a cuánto le gustan o lo bien que funcionan (algo que inevitablemente ponia brillo en los ojos del añorado Steve Jobs). Pero esto queda para otra ocasión.

El caso es que, habiendo dado por concluido el año con éxito, Tim Cook ha tardado bien poquito en demostrar que no está dispuesto a pasar más tiempo soportando la comparación de lo que hace o deja de hacer, de aciertos y fracasos, con lo que hubiera ocurrido si su predecesor hubiera seguido en el cargo. Y nada mejor para esto que hacer que la empresa cambie radicalmente.

Por supuesto, Tim Cook ha dejado bien sentado que está en el puesto de CEO para dirigir la empresa, asumiendo todas las responsabilidades. Las buenas y las malas.

La empresa más concentrada del mundo.

No suele hablarse a menudo del tema, pero resulta llamativo que mientras las grandes empresas de todos los sectores (desde el automovilístico al software) producen regularmente productos "concepto" (o sea, un producto vanguardista que no tienen ninguna intención de producir pero que queda muy bien como filosofía o demostración de lo que los departamentos de ingeniería y desarrollo podrían hacer "si les dejaran"), Apple nunca (prácticamente) ha producido semejantes engendros de laboratorio. Microsoft, Google,... todos muestran proyectos de "hacia dónde va la tecnología", aunque sus productos actuales estén a años luz del punto que plantean como destino.

Una de las escasas ocasiones en las que Apple hizo un producto "concepto" (John Scully era el CEO).

Ahora tenemos el iPad y Siri)

Apple es lo opuesto. No sólo no presenta productos que no vaya a vender, sino que ni siquiera anuncia estos con antelación a su disponibilidad.

Esto es lo que es "ser la empresa más concentrada del mundo". No hay distracciones, ni gente remando en direcciones diferentes. Todo está orientado a llevarlo a sus clientes.

Precisamente hasta la reforma de Tim Cook de la que nos ocupamos, ni siquiera en Apple había departamentos o divisiones con nombres "esotéricos". Ahora el repescado Mansfield preside "Tecnologías", una entidad algo abstracta, que sin embargo agrupa a los departamentos responsables de mantener (o aumentar) la distancia en el rendimiento de los dispositivos de Apple. Una semana han tardado en resurgir los rumores de que Apple podría abandonar Intel por sus propios diseños en años venideros, y sin duda Bob Mansfield tiene la culpa.

Lo que Tim Cook ha hecho ha sido romper la estructura tradicional de Apple: una gama de productos, una división. Ahora las cabezas son comunes en hardware, software y servicios. No es que sólo haya un equipo para todo, sino que ahora ya no va a pasar que la mano derecha no sabe lo que hace la izquierda.

Aún más que antes, los mismos productos van a ir todos en la misma dirección (para bien o para mal, ojo, que nadie le guarda la cena a Jonathan Ive).

Una de las muletillas (o eslóganes, si lo preferís) de Apple es que lo que triunfa es la integración de hardware y software, y entre productos, que sólo ella puede conseguir. La reforma de Tim Cook pretende potenciar eso hasta el extremo, de manera que las prioridades (fijadas siempre verticalmente y luego microgestionadas hasta el último tornillo o color de botón) sean comunes y conocidas, con una unidad de criterio y un nivel de ejecución hasta ahora nunca visto.

Tim Cook, antiguo director de operaciones, y responsable de que la fabricación de Apple funcione como un reloj, ha aplicado los mismos criterios a la cúpula de Apple, simplicando los procesos para que todo funcione de una manera aún más coordinada y la toma de decisiones sea aún más rápida y eficaz.

Y con ese pequeño terremoto en la dirección de Apple, queda inaugurada la nueva etapa, una que figurará en los libros de historia de la tecnología con un nombre propio: Tim Cook.

0
Comentarios
  • #1 por Ian el 08/11/2012
    Creo que te equivocas en una cosa: Apple sí presenta productos con antelación a su disponibilidad (y a veces con demasiada): la mayor parte de sus productos de Software y entre ellos sus sistemas operativos. Sin embargo, el ejemplo más sangrante, ya bajo la batuta de Cook, es iTunes 11. Se trata de software, con lo cuál es mucho más sencillo estimar su fecha de lanzamiento y van y lo presentan sin el clásico "disponible desde ya". No sólo lo presentan un mes antes de su supuesto lanzamiento, sino que finalmente aplazan dicho lanzamiento un mes más...
  • #2 por djemp el 08/11/2012
    En cuánto al iTunes 11 tienes razón, pero los sistemas operativos es normal que los anuncien con antelación para que los desarrolladores tengan listas sus aplicaciones a la salida del sistema y los beta tester puedan ir puliendo los fallos.
  • #3 por Alf el 08/11/2012
    Ian, lógicamente Apple tiene que balancear el secretismo con la disponibilidad. Los iPhones (cuando integran una nueva tecnología inalámbrica, por ejemplo) los anuncian con antelación porque tienen que solicitar el certificado de cumplimiento con los estándares, etc..
    Los sistemas operativos los anuncian, como dice djemp, porque los desarrolladores tienen que trabajar para aprender las nuevas APIs y funciones y adaptar o crear aplicaciones que las aprovechen.

    Un producto "concepto", por ejemplo, sería que Apple sacara un vídeo (como tantas veces se ha rumoreado que tenía previsto hacer) con un sistema operativo en 3D, explicando cómo se trabajaría, etc. gestionado por voz y que a la vez pudiera enviarte mensajes al coche... aunque nunca tuvieran intención de sacar algo así o en la realidad tal sistema fuera un desastre.

    Ejemplos de productos "concepto" los hay a patadas, desde móviles transparentes hasta paredes "inteligentes" que eliminan la necesidad de televisiones, ordenadores, etc. tal y como los conocemos ahora.

    "Parir" esos falsos productos requiere dedicar recursos, tener equipos, presupuesto, etc. simplemente por cuestiones de imagen: para demostrar que la empresa "piensa en el futuro" o "se adelanta al futuro" o "pueden ver el futuro"...

    Apple nunca ha hecho eso
  • #4 por plastidecor el 08/11/2012
    Supongo que estos productos 'conceto' van orientados a inversores, accionistas, analistos... para convencerlos a meter dinero en la empresa y hacerles ver el potencial... Creo que Apple pasa de eso, y para presentar un bodrio inusable, ya invierten en algo práctico, o no. A saber la de iCacharros que deben de tener en sus portafolios. Vamos, que la el proto se queda en casa, no lo presentan al público.
    También creo que las empresas tampoco querrán mostrar todas las cartas, muestran un farol imposible.
  • #5 por dudley08 el 21/11/2012
    こんにちは、私はこのブログの全体の内容を読むことが嬉しいので、ウェブマスターが一箇所ですべての情報コンテンツや情報を置く、ここは非常に良い仕事をしていると言うことは非常に興奮し、うれしく思っています。 http://www.sense2.jp/