126 0
126 0

El uso de aplicaciones a pantalla completa puede ser bastante útil, pero es mucho más útil poder trabajar con pantalla partida, dos aplicaciones a pantalla completa una al lado de la otra.

Hay diferentes formas de llegar a esta forma de visualización de aplicaciones, que desgraciadamente no guarda sus preferencias a la hora de volver a abrir las aplicaciones en cuestión, lo que realmente es bastante frustrante porque generalmente quien utiliza esta característica tiene que volver a abrir las ventanas y recolocarlas tras un reinicio de forma manual (lo que s un fastidio) incluso cuando la casilla para volver a abrir las ventanas de inicio de sesión está activada.

La forma más cómoda y fácil de preparar un escritorio con dos aplicaciones a pantalla partida es situar ambas ventanas en el mismo escritorio y ahora, con el cursor, haz clic en el icono de pantalla completa en la ventana (el verde) y mantén pulsado: te permitirá inmediatamente elegir qué lado de la pantalla quieres elegir para esa aplicación en pantalla partida y elegir a continuación la ventana que ocupará el otro lado.

Hasta aquí todo fácil.

El problema llega cuando quieres añadir esta segunda aplicación y simplemente no es posible. No te deja. Puedes incluso probar intentando la colocación de ventanas a pantalla partida usando Mission Control pero te aparece un símbolo de prohibido al intentar añadir la segunda aplicación/ventana. El problema se reproduce incluso cuando intentas llevarte ese par de aplicaciones a un monitor externo.

Por qué pasa esto

Este problema ocurre en los portátiles. El problema es que ciertas aplicaciones requieren una resolución mínima para poder trabajar en pantalla partida con dos aplicaciones, y si esa resolución mínima no está activada en el panel de control Pantallas en Preferencias del Sistema para la pantalla del portátil (especialmente, en los MacBook Pro de 13 pulgadas), simplemente no permite esta acción, que se traslada al resto de monitores conectados incluso cuando estos si tienen una resolución que lo permitiría. El motivo de no permitirlo es que si mueves ese escritorio entre pantallas usando Mission Control tienes pantallas con la resolución compatible y otras no (la pantalla del portátil) y por defecto el sistema no hace diferenciaciones: si una pantalla no cumple los requisitos, no permite la acción para todas las pantallas.

La culpable es siempre la pantalla del portátil, así que no queda otro remedio que aumentar la resolución a la máxima posible (en el caso, de nuevo, de los MacBook Pro de 13 pulgadas) para que entonces cumpla los requisitos y puedas colocar dos aplicaciones a pantalla completa-partida.

Un truco más

Si necesitas cambiar el orden de las dos aplicaciones en pantalla partida, moviendo una de izquierda a derecha o viceversa, haz clic y mantén pulsado en la barra de herramientas de la aplicación y ahora desplaza hacia un lado (o el otro) la aplicación para reorganizarlas.

Categorías para este artículo

Join the Conversation