8834 2
8834 2

Somos muchos los que tenemos un MacBook Air, un Mac que ha ido evolucionando para convertirse en una máquina muy interesante, flexible y cómoda para muchos usuarios, especialmente aquellos que viven "en la carretera". Sin embargo, tiene algunas limitaciones como es su capacidad de almacenamiento que quizás no consideraste cuando te compraste el MacBook Air y que ahora te traen de cabeza. Vamos a ver que opciones tenemos para alargar la vida útil de tu portátil de referencia.

El MacBook Air, ya sea la unidad de 11 o 13 pulgadas, viene de serie con 128 GB de almacenamiento SSD. No es un SSD normal, sino una unidad PCIe en forma de hoja de espada que utiliza un conector especial. El problema es que entre modelos, las especificaciones cambian de forma que mientras en algunos casos es factible poder ampliar el almacenamiento interno del MacBook Air sin problemas, en las generaciones más recientes resulta más complejo debido a que cambian las especificaciones. Un poco lioso.

Pero vamos paso a paso, desde las opciones más baratas a las más caras, pero también más rápidas.

Lo más barato, aprovechar la ranura de la tarjeta

La opción más barata es aprovechar la ranura de la tarjeta para aumentar la capacidad de almacenamiento. El problema es que las tarjetas tradicionales sobresalen y no es precisamente cómodo (y seguro) llevar un objeto que sobresale unos milímetros en un portátil que se mueve y entra y sale continuamente de una bolsa de transporte.

La opción son las tarjetas al ras. Diseñadas específicamente para el MacBook Air (aunque hay modelos para otros modelos de portátiles), se integran perfectamente en la ranura de forma que no sobresalen y permiten disponer de, en función de la capacidad elegida, 64, 128 o 256 GB de almacenamiento adicional. El uso de estas tarjetas tiene, también, un pero: no es la solución más rápida. En general, estas tarjetas, debido a la construcción de las mismas y a la forma en la que están conectadas internamente en el Mac (un lector de tarjetas que usa una conexión USB interna) ofrecen velocidades discretas de lectura y escritura por debajo de los 100 Mb/s, lo que es una buena solución para trabajar con documentos por debajo de 10 MB, o bibliotecas como la de iTunes o Fotos. Para muchos usuarios del MacBook Air que trabajan en la carretera es, en muchos casos, el entorno del día a día a día, pero no es la opción más adecuada, pro ejemplo, para la edición de vídeo o el trabajo con documentos de gran tamaño de más de 100 MB.

Captura de pantalla 2015-11-11 a las 9.43.34La ventaja al respecto del uso de tarjetas de este tipo es que no se requieren conocimientos técnicos para seleccionarlas e instalarlas: simplemente se conectan y ya está. Un buen ejemplo de este tipo de soluciones es la PNY P-MEMEXP128U1-EF – Tarjeta de memoria SecureDigital de 128 GB, plateado, lanzada hace un par de años y que ha ido bajando su precio casi un 30% desde entonces. Con esta tarjeta puedes aumentar (duplicar, de hecho) el almacenamiento del MacBook Air de 13 pulgadas desde 128 GB hasta 256 GB. La tarjeta, con un precio de 103 euros, ofrece Velocidad de lectura de hasta 90 MB/s y de escritura de hasta 60 MB/s. No es recomendable hacer un Fussion Drive o un RAID entre ambos discos sino utilizarla como segunda unidad.

El plan B, más barato, es la tarjeta Transcend JetDrive Lite 130 – Tarjeta de expansión de almacenamiento de 128 GB, negro y plata para los MacBook Air de 13 pulgadas de 2010 a 2014 que cuesta 75,56 euros y ofrece una velocidad máxima algo más alta (aunque son datos de fabricante) de 95 Mb/s de lectura y la misma velocidad de escritura y añade un software de recuperación de datos de la tarjeta.

Almacenamiento interno

Si eres algo más manitas y te atreves a meterle mano al interior del MacBook Air, tienes opciones más interesantes que además puedes conjugar con las tarjetas, cambiando el disco duro interno del portátil, aunque en esta ocasión es muy importante tener claro cual es tu modelo de MacBook Air ya que en función del modelo existe una versión específica de reemplazo del disco duro interno.

Existen dos opciones dentro del mercado: los Kit y los discos duros sin más. Son mucho más interesantes los Kit por una razón muy sencilla: te ofrecen una caja adicional en la que meter el disco duro que reemplazas para poder utilizarlo vía USB. Esto permite disponer de un disco duro externo de, bueno, no muchísima capacidad, pero eso sí, extremadamente rápido que puedes conectar rápidamente y además tiene un tamaño pequeño y discreto. Eso sí, los precios se disparan para soluciones de 240, 480 y 960 GB que van en precios entre los 180, 280 y 570 euros respectivamente (precios aproximados).

71nTp4TSpcL._SL1500_

Lo importante a la hora de elegir uno de estos discos es comprobar la compatibilidad del producto con nuestro modelo de MacBook Air que debe quedar clara en la ficha del kit, ya que las variaciones al respecto del hardware de cada modelo de MacBook Air hacen que estos discos sean modelos diferentes y cada una de estos modelos tiene además capacidades diferentes. Por ejemplo, este modelo está pensado para los Transcend JetDrive 500 – Kit de disco duro sólido interno SSD 240 GB para MacBook Air 11″ & 13″ mientras que este, que tiene la misma capacidad y características, es para los Transcend JetDrive 520 – Kit de disco duro sólido interno SSD 240 GB + carcasa USB 3.0 para MacBook Air 11″ & 13″, así que hay que tener muy claro cual es nuestro modelo de MacBook Air (menú  > Acerca de este Mac) para seleccionar el disco duro adecuado. Estos discos, en general, te ofrecen un buen rendimiento, similar al que viene de serie y en algunos casos, en los modelos más antiguos de MacBook Air, mejor.

¿Almacenamiento Externo?

Si lo que necesitas es Fuerza Bruta entonces solo te queda la opción de discos duros externos mecánicos USB para poder llevar gran cantidad de datos. Actualmente los discos de 2 TB portátiles ya son económicamente accesibles pero para poder elegir el mejor disco te recomiendo que le eches un vistazo a nuestra guía para la elección de discos duros portátiles que te ayudará a seleccionar la mejor unidad en función de tus necesidades.

Categorías para este artículo

Join the Conversation

2 comentarioss

  1. Carlos Mellado

    En mi caso, mi hija tiene una MBA finales 2014, creo que es el 6.2, por lo que no se puede cambiar el disco de serie de escasos 128GB, ya que esta misma semana lo esutbe mirando en macsales y macnificos, por lo visto con este post me queda más claro, la única opción es uno externo o una tarjeta SD, lo mismo que le comenté a mi hija, lo único que no sabía que tarjetas eran estas planas, que lo tendré en cuenta para lo próximo que pida en Amazon.
    Gracias por el estudio.
    Supongo que este MBA tendrá el HD soldado, ¿es así?

    1. Carlos Burges Ruiz de Gopegui

      En tu caso y para ese modelo, no hay soluciones de terceras partes, salvo, según he leído pero no comprobado, SSD Refurbished en iFixit a precios muy altos. Esto no quiere decir que en un futuro no se lancen nuevas soluciones de Trascend, que parece que es la empresa que está más interesada en procurar este tipo de hardware.